“Quien no tenga sueños que se disponga a tener dueños”, artículo de Jose Luis Pinilla, sj.

El pasado sábado 25 de septiembre nos encontramos junto a distintas entidades en la Plaza de Aluche para mostrar nuestro apoyo a las personas que se encuentran internadas en el CIE de Madrid, reivindicando el respeto de los Derechos Humanos y el fomento de políticas de acogida e integración. Nuestro compañero Jose Luis Pinilla, sj reflexiona en este artículo sobre el derecho a soñar de aquellos a los que les rompieron sus sueños dentro de los muros de los CIEs.

Artículo: Fuente: Religión Digital.

Hoy, muy cerquita del CIE de Aluche, estábamos reunidos para recoger los sueños rotos de muchos migrantes pero sabemos que los trocitos rotos de esos sueños son capaces de volar por encima de guardias, vigilantes , tapias y alambradas para ser recogidos por nosotros casa vez más grande
Porque son muchos los responsables políticos que llevan mucho tiempo mirando hacia otro lado . Porque los CIEs son monstruos a plena luz del día que los sueños de la sinrazón produce
.

Soñadores: Me uní en la convocatoria de manifestación frente a los CIES el sábado 25 convocado por varias asociaciones ( Mesa de hospitalidad de archidiócesis de Madrid, SJM . Pueblos unidos San Carlos Borromeo, Karibú, Mundo en movimiento etc). Quería reforzar mis sueños en la víspera de la Jornada de las Migraciones  Desde ahí fue posible manifestar mis sueños Porque “el derecho de soñar no figura entre los treinta derechos humanos que la ONU  proclamó en 1948. Pero si no fuera por él, y por las aguas que da de beber, los demás derechos se morirían de sed”. Es una frase de Eduardo Galeano.

Y ante el rotundo derecho a soñar , el cantautor Luis Eduardo Aute , nos advertía que “quien no tenga sueños que se disponga a tener dueños”. Para eso estábamos allí. En Una Vigilia que alimentara nuestra capacidad de soñar para  construir alternativas. Porque vivir sin Cies es posible. Ni Cies grandes, ni Cies pequeños. Para pasar de la hostilidad a la Hospitalidad.

Hospitalidad. Hermosa palabra. Femenina. Seña de identidad para muchas culturas y religiones. “Sean buenos con sus vecinos parientes y no parientes… y también con el viajero”, dice el Islam, en la  4ª Sura. En el hinduismo la hospitalidad demanda recibirlos como si fueran divinos. Y en la tradición judía mostrar hospitalidad es considerado un mandamiento imprescindible. Sobre todo con  forasteros hambrientos o necesitados de descanso. La Carta a los Hebreos la recomienda diciendo: “Algunos, sin saberlo, hospedaron a ángeles” (Hb. 13,2). “Quien recoge a un forastero a mi recoge”, dice Jesus. “Donde los demás ven un emigrante nosotros vemos un hermano” que decía Monseñor Santiago Agrelo .

Hoy, muy cerquita del CIE de Aluche, estábamos reunidos para recoger los sueños rotos de muchos migrantes  pero sabemos que los trocitos rotos de esos sueños  son capaces de volar por encima de guardias, vigilantes , tapias y alambradas para ser  recogidos por nosotros casa vez más grande. 

Para recomponerlos en el horizonte de una sociedad acogedora e inclusiva, donde a nadie se le prive de libertad por carecer de documentación en regla. Porque creemos que esto último está al alcance de nuestra mano. Trabajando cada vez más y mejor en red Esto es imprescindible. Sinodalidad 

 “Hacia un nosotros cada vez más grande “  dice el lema del día de la migraciones. Pero eso no será posible, entre otras causas mientras las vallas, los Cíes,  las devoluciones en caliente y demás zarandajas en defensa de los poderosos nos impidan cultivar la cultura del encuentro. Y no lo lograrán si nos mantenemos unidos.  

 “Nunca se dirá” – dice el papa sobre los migrantes – “que no son humanos pero, en la práctica, con las decisiones y el modo de tratarlos se expresa que se les considera menos valiosos, menos importantes, menos humanos. Es inaceptable que los cristianos compartan esta mentalidad y esas actitudes, haciendo prevalecer a veces ciertas preferencias políticas por encima de las convicciones de  la fe. (FT.Nº 39).

Caminando “Hacia un nosotros cada vez más grande “ Por el  rigor y la seriedad de tantos fundamentos jurídicos y tantas personas y asociaciones que avalan el cierre permanente de los Cies. Por  la experiencia tan positiva que supuso la realidad de su vaciamiento temporal en tiempos de pandemia. Porque son muchos los responsables políticos  que llevan mucho tiempo mirando hacia otro lado . Porque los CIEs son monstruos a plena luz del día que los sueños de la  sinrazón produce. Cuando en realidad la razón de los sueños es que se conviertan en impulso para la utopía que las bienaventuranzas proclaman. Por eso  y por mucho más estuvimos delante y frente a los Cies. Para recordarlo a nosotros mismos y a otros. 

Testimonio Voluntaria Pueblos Unidos que lleva más de 12 años realizando visitas y acompañamiento en el CIE de Aluche:

“Lo más duro para nosotros es el trato que se da a los internos, palpar tanto sufrimiento y dolor (no se les trata como personas), la impotencia, rabia, frustración ante tantas injusticias, tener que callar cuando te dan ganas de gritar y decir ¡basta ya!, las dificultades del idioma, (más para ellos que para nosotros), verles como personas indefensas, la pasividad de algunos letrados, constatar cómo se vulneran los Derechos Humanos…. y como dice el Magistrado García de Dios “los CIE son espacios de sufrimiento e impunidad. En los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) se priva de libertad a personas extranjeras a quienes se va a expulsar del país, en la mayoría de los casos por estancia irregular”. “Estoy convencida que los CIE son peor que una prisión. Prácticamente se pasan el día esperando que llegue la hora para que les dejen el móvil y poder comunicarse con sus familiares, amigos, letrados…”